Será deformación profesional, pero para mi que los idiomas sirven para entenderse… Tengo ese defecto, lo reconozco, de tanto explicar el proceso de comunicación, con su canal, su contexto, su mensaje, su código común,… al final, me lo he creído.

Leo en los medios que un personaje público ha acudido a un restaurante y en la parte final de la cena, se ha dirigido a una camarera haciendo uso de un código determinado (idioma catalán en este caso), y ante la imposibilidad de hacer llegar el mensaje (el código no era lo suficientemente común), se le presentaron dos opciones:

a) hacer uso de un código común que por suerte él conoce (me refiero a la lengua de Cervantes)

b) Sacar el carnet de jinete de ave de corral y montar un pollo de aúpa en el local, para que quede constancia de su presencia y su capacidad de no transigir, en pos de un objetivo superior.

Su opción fue la b.

En PNL decimos que el resultado de la comunicación es la respuesta que obtenemos.

Pues bien, si el personaje en cuestión quería la cuenta, fracasó estrepitosamente, cuando tenía al alcance de su mano el éxito. Podría haber señalado la caja registradora si se encontraba ante una persona visual, o podía haber hecho un gesto de firmar en el aire si estaba ante una interlocutora cinestésica; si me apuras, hasta podía haber dibujado unos sumandos si tenemos una partenaire auditiva… Todo ello sin mentar la posibilidad de solicitarlo en inglés, francés, alemán o cualquier otro idioma por el que en algún momento de su vida hubiera conocido…

Por otra parte, si lo que quería era hacerse notar, o irse sin pagar o hacer política en un contexto no adecuado, el éxito fue acaparador. Ese es el resultado obtenido. Un incendio en las redes sociales, un fusilamiento público de un negocio por cuestiones ideológicas (no demostradas, por cierto), que no culinarias, una cena gratis, su nombre aumentando la presencia en google,…

Reflexiono sobre los hechos y no me queda más que dar gracias. Dentro de los defectos que me han tocado, no figura este. Tengo suerte. No solo no soy intransigente en el cambio de registro para lograr la comunicación, sino que además me emperro en aprender idiomas, aunque sea a trozos, para poder comunicarme con un mayor número de personas. Eso es lo que caracteriza a los de mi pueblo, somos gente abierta y de sentido común, y tenemos una extraña costumbre: si hablamos es para que se nos entienda.

2 comentarios sobre “Lenguaje, comunicación e intransigencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s