Cambio de sitio

A partir de ahora, podréis seguir mis publicaciones en http://www.espaicreix.com web de la aventura personal y profesional iniciada con la mejor compañera de viaje posible: Rocío Rodrígue López, pareja, amiga, socia, compañera, madre, Coach integral, Master Practitioner en PNL, y un montón de cosas más!!

Nos leemos!

Confianza y Sinergia

Las personas nos agrupamos para conseguir nuestros objetivos de forma eficiente, es decir, buscamos el mejor resultado con el menor uso de recurso posible.

Uno de los efectos del equipo son las sinergias, o coloquialmente, cuando uno mas uno suman mas de dos.

¿Qué hace que esto se produzca? en mi opinión hay varios factores que provocan esa sinergia. Uno de ellos es la confianza. Cada uno de nosotros es diferente, cada uno de nosotros aporta algo distinto al colectivo, y de la unión de esas diferencias aparece algo mayor, algo capaz de hacer más de lo que haría cada uno por su cuenta,….

Cuando confiamos, cuando dejamos que el equipo trabaje con nosotros y nosotros nos entregamos al equipo, cosas maravillosas pueden suceder,… parece imposible que nos aguantemos sin esfuerzo todos, en equilibrio, siendo tan diferentes, y en el fondo tan iguales,… El video refleja una experiencia vivida en primera persona. Cuando lo vives desde dentro, no eres consciente de lo que estas consiguiendo, simplemente confias y realizas tu función. Cuando lo ves desde fuera te preguntas cómo algo aparentemente tan difícil lo has conseguido de una forma tan fácil…. La respuesta es: CONFIANZA.

Cada uno ha confiado en el otro y en el grupo. Cada uno ha absorbido la presión y ha regulado la fuerza para mantener el sistema en equilibrio ante los cambios,… y cuando este se alcanza, todo fluye sin esfuerzo.

Uno de los elementos principales que distinguirá un equipo de un grupo será la confianza.

Y tú, ¿confias en tu equipo?, ¿crees que podría mejorar el rendimiento si se mejorara esa confianza?… Si es así, no lo dudes, contrata los servicios de un coach y trabajad juntos en alcanzar esas sinergias, convierte el grupo de gente con el que estás en un equipo de máximo rendimiento!

No es lo mismo….

Estoy en mi fase anual de formación. He cogido como costumbre dedicar un tiempo cada año a mantenerme al día en diferentes aspectos que me interesan y me son útiles como profesional o como persona (o ambas!)

Este año me estoy enfocando en los equipos. He realizado una formación para entrenar grupos usando wingwave para mejorar como gestionan sus emociones, su estres, sus creencias,… y estoy realizando otra de coachig de equipos. Ambas están resultando de lo más enriquecedoras y voy a compartir con todos vosotros las experiencias, conocimientos, reflexiones y novedades que esto me aporta. Hoy voy a empezar con un libro.

El pasado fin de semana, Montse Cascalló, una co-facilitadora de la formación de coaching de equipos me ha recomendado un libro: “No es lo mismo” de Silvia Guarnieri y Miriam ortiz de Zárate (edit. LID). Era una simple referencia a una lectura realizada, aplicable a una situación que yo le estaba planteando, pero debido a mi curiosidad innata, me hice con el libro y lo estoy devorando! Totalmente recomendable.

La lectura me hace reflexionar sobre como nuestro lenguaje determina nuestra realidad. Una de mis máximas, compartida con Rocio mi pareja, es que la realidad es neutra; pero las palabras no lo son. En este libro aprendo giros lingüisticos nada inocentes que voy a aplicar en mis sesiones de coaching. Alguno ya lo tenía incorporado, pero otros se han hecho conscientes y se incorporan a mi caja de herramientas.

Voy a compartir con vosotros algunas de estas reflexiones, espero que os sirvan tanto como a mi.

Para empezar, pensemos que las palabras sirven para distinguir, es decir, identificar cosas que no son iguales entre si. Esto implica conocimiento. No podemos distinguir aquello que no conocemos. por ejemplo, si para mi la nieve es blanca, un esquimal será capaz de nombrar más de veinte tipos de nieve, basándose en el diferente color de cada una de ellas, y le despertará una sensación diferente. Él distingue esos tipos de nieve, yo no soy capaz, y por ello nombro todo el conjunto de similares con la misma palabra. Seguro que si le preguntan a mi amigo esquimal se pondrá las manos en la cabeza por tamaña aberración, pero lo reconozco, yo lo veo todo igual!

Del mismo modo otras palabras que a veces usamos como sinónimas, realmente no lo son, y el hecho de elegir una u otra va a determinar como nos posicionemos ante lo que queremos distinguir. Por ejemplo, yo puedo tener un deseo de futuro “ser un buen profesional”, y lo puedo verbalizar de dos formas diferentes: Sueño que seré un buen profesional, o tengo la visión de que seré un buén profesional.  Que diferente!, si sólo sueño en ser un buen profesional, nada me mueve hacia ese objetivo, en cambio si “despierto” y genero una visión de mi futuro, el sueño se acaba de poner en acción.

Una visión es un sueño en acción.

Cuando tenemos un sueño, parece que no somos responsables del mismo, que depende del entorno, de la suerte. Muchas excusas y justificaciones nos permitirán no hacer nada para conseguirlo, sin dañar nuestro ego. Cuando lo trasladamos a una visión, asumimos la responsabilidad, de repente nosotros somos los protagonistas de ese futuro, y el entorno y la suerte pasan a ser elementos secundarios. Desde esta palabra la suerte es nuestro esfuerzo, nuestra dedicación, nuestra implicación,… desde el sueño la suerte viene de fuera, y eso está fuera de nuestro control!

Primer corolario de la lectura de “No es lo mismo”: Si quieres tomar las riendas de tu vida, deja de soñar y empieza a visualizar tu futuro.

 

Resolución de conflictos

En este país, estamos repitiendo elecciones. Frase breve, con un grave trasfondo. Ya no entro en el coste directo que supone repetir un proceso electoral, con su campaña electoral, sus mitines, sus debates, el envío masivo de papeletas que acaban en la papelera,… quiero enfocar mi atención en el hecho de que NO SE HAN PUESTO DE ACUERDO PARA CONSEGUIR SU OBJETIVO: GOBERNAR

Las habilidades básicas de cualquier persona que vive de la política son la negociación y la resolución de conflictos. Tanto una como otra tienen sus raíces en la comunicación, en la autentica comunicación, no en la propaganda. Aquella comunicación con escucha activa, empática, asertiva… y nuestros líderes, las personas que van a gobernarnos, no gestionan bien estas habilidades.

Mucho tienen que cambiar las cosas para que existan mayorías absolutas para una u otra opción política, y dicho sea de paso, es de agradecer que así sea. En la variedad de puntos de vista está la riqueza de los mapas que usamos para movernos por el mundo. Por tanto, y en previsión de nuevos escenarios de conflicto, tengan aquí un manual de cómo afrontar el esos escenarios de forma positiva.

La primera acción a emprender no va a resultar difícil para nuestros dirigentes. Se trata de analizar la situación en primera persona. Buscar nuestros objetivos, valores, lo que nos importa, los obstáculos que encontraremos, cómo queremos superarlos, graduar nuestros intereses, con qué soporte contamos, en definitiva, definir claramente nuestras expectativas. Este paso es común tanto al conflicto como a su resolución. Cualquier conflicto supone, entre otras cosas, una diferencia entre las expectativas de las partes que lo componen. Pero a partir de aquí se abren diferentes caminos en la negociación para resolver el conflicto. Si no nos movemos, simplemente comprobaremos la fuerza de nuestro brazo. Nuestro ego será el que dictará los caminos a seguir, y si es tan fuerte como el de las personas que tenemos delante y todos adoptamos el mismo camino, iremos transitando la incomodidad, el enfado, la rabia,… Por tanto, para salir de este itinerario emocional, mejor tomar una actitud de no agravar la situación, empezar a comunicar de FORMA ASERTIVA. Ello supone defender nuestra posición, pero sin atacar la de nuestro interlocutor. Supone colaborar en la búsqueda de una solución por descubrir, para ello, deberemos nutrir la realidad de actitud constructiva, en lugar de beligerante.

Continúen con la EMPATÍA, pónganse por un momento en los zapatos de su interlocutor, que no enemigo. ¿Cómo hacerlo? fácil, atiendan a la anatomía, tenemos dos orejas y una boca, pues eso, escuchen el doble de lo que hablan. Entiendan lo que dicen, lo que quieren decir, las implicaciones que tiene, descubran cómo afecta el conflicto a TODAS LAS PARTES IMPLICADAS, directa e indirectamente… No se olviden de los votantes, no están sentados con ustedes, !!pero también se ven afectados!!

A partir de aquí, con toda la información, EMPIECEN A GENERAR SOLUCIONES. Unas soluciones nuevas, creativas, libres, que recojan todas las ventajas que puedan ser aportadas por todos los que participen en ella, que atiendan a las necesidades de todos, que tengan en consideración todas las consecuencias, tanto de la acción como de la omisión.

Y por último y no por ello menos importante, ACTÚEN. Diseñen un programa de acción y ejecútenlo. Eso es lo que esperamos todos de ustedes.

No nos defrauden!

 

La dimensión emocional del cambio: 4 claves para líderes innovadores

SUPERVIVENCIA DIRECTIVA |sólo el cambio permanece

LIDERAZGO TRANSFORMADOR

El principal protagonista del proceso de cambio que se produce en nuestras organizaciones es el talento humano, por esto es necesario asegurar que entendemos que el principal freno y motor de la innovación pesa algo menos de un kilo y medio y se llama cerebro. Pero especialmente que entendemos que no está preparado para el cambio que vivimos.

Tenemos un cerebro emocional construido biológicamente en periodos remotamente antiguos de la evolución humana, diseñado para vivir en entornos estables , no para tomar decisiones estratégicas en entornos hipercomplejos de cambio constante que se exige a los líderes y a los profesionales de nuestra era de la innovación.

La seguridad que nos da el hábito, la energía cerebral que ahorramos por no replantearnos las cosas que hacemos, las emociones, convierten nuestro cerebro en generadores de resistencia organizativa, el principal escollo de los procesos de innovación.

Pero, no se trata de negar o…

Ver la entrada original 897 palabras más

Queridos Reyes Magos,…

… Os sorprenderá que os escriba hoy, cuando ya estáis prácticamente llegando a vuestro destino, cuando he tenido toda un año, toda una vida para hacerlo… pero no os preocupéis, estoy seguro que lo que os voy a pedir lo podéis conseguir fácilmente, por algo soy magos!!

Como me he portado todo lo bien que he podido y sabido, este año voy a pedir muchas cosas, en la confianza de que alguna de ellas me llegará.

Quiero Ilusión a raudales, para mantenerme en un constante camino de descubrimiento y aventura, no quiero dar por bueno que mañana será igual que hoy, que el día que viene no tiene algo maravilloso que descubrir. Esta ilusión me la pondré en los ojos y miraré el futuro con ella.

Quiero Fuerza suficiente para afrontar los retos que me plantee la vida. Vivir plenamente no es tarea fácil, y en ocasiones me flaquean las piernas y quiero tomar el camino fácil. Con esa fuerza que os pido, creo que voy a mantenerme en mi ruta, por difícil que sea, y que esta me llevará donde quiero ir. Esta fuerza irá a mis piernas para que no vuelvan a dar un paso en falso en el camino de la felicidad.

Quiero amor incondicional, y como sé que está muy caro, me comprometo a dar todo el que reciba y un poquito más… (he descubierto que por mucho que des, siempre te queda el mismo!!) Ese amor irá a mi corazón, y desde allí al de la gente que me rodea.

Quiero orgullo de ser quien soy. quiero mirar hacia atrás y poder decir: No está mal! me comprometo a usarlo sin estridencias, sin comparaciones con los demás, sin herir a nadie. Ese orgullo irá a mi nuca, y me mantendrá la cabeza alta y los hombros erguidos, pero no demasiado, no quiero tropezar y caerme.

Quiero Ingenio para afrontar la vida. Quiero ser capaz de encontrar soluciones donde otros solo ven problemas, de ver con claridad por donde ir y qué hacer en cada momento. Este ingenio irá a mi mente para darle el brillo necesario para iluminar el camino.

Queridos Reyes Magos, sé que es mucho, pero si no os parezco merecedor de todo, dejadme un poquito de cada, que ya me encargo yo de cultivarlo, cuidarlo y hacerlo crecer hasta que sea suficiente. Regándolo cada día con constancia, inteligencia, trabajo, cariño, esfuerzo y dedicación.

Uno que se porta lo mejor que sabe.

 

Que suerte, Me he equivocado!!

No, no me he vuelto loco. No me alegro de cometer errores, simplemente asumo que no puedo evitarlos y decido cómo vivirlos. Como reza el dicho popular, “quién anda con platos, rompe platos”, eso parece ser inherente a la condición humana, todos tomamos decisiones y de vez en cuando nos equivocamos.

culpa

Ante esa equivocación, caben dos reacciones, la de fustigarnos con la culpa, reconocer nuestro pecado y aplicarnos penitencia; o bien, revisar lo que ha pasado, analizar los hechos y proponer alternativas y soluciones.

Los que han trabajado conmigo saben que suelo usar la frase “la culpa es del cha-cha-cha. Y ahora que sabemos quién es el culpable, ¿está todo resuelto o estamos como antes?“, me sigue sorprendiendo ver la cara de sorpresa de quien recibe esa frase en lugar de una reprimenda. Todos esperan que ante un error haya un castigo, incluso nosotros mismos nos encargamos personalmente de castigamos si no hay nadie a mano para hacerlo.

Pues bien, a mi me gusta mantener esa actitud constructiva de buscar una solución en lugar de un ¿justo? castigo. Me gusta pensar que quien se ha equivocado lo ha hecho buscando la mejor de las alternativas posibles, dadas sus circunstancias.

Realmente planteo que los errores son fuente de aprendizaje. Un error nos indica un área de mejora personal.

Piensa en el peor error que hayas cometido en tu vida,… si, si, en el peor! y ahora, antes de continuar con la lectura, piensa en tres cosas que aprendiste de ese error y que te son útiles para tu vida actual. ¿las tienes?… ¿cómo son?

Igual tienes suerte y has expresado tus aprendizajes en positivo, y eso te ha permitido avanzar. En muchas ocasiones lo planteamos en negativo (sí, en primera persona y yo sé lo que me digo), es muy frecuente aprender a NO confiar, a NO hacer algo… Te propongo una cosa, dale la vuelta a la frase, y en lugar de “NO confiar“, pasemos a “ser más precavido“, en lugar de dejar de hacer, pensemos en hacer de otra manera, expresado de esta manera, el aprendizaje se convierte en posibilitador, nos abre puertas y nos da opciones de mejora. Se convierte en algo productivo y enriquecedor.

Lo sé amigo, sé que te seguirás equivocando, eso es inevitable, pero será en otras cosas, estas ya las habrás aprendido. Además, espero que lo vivas de forma diferente, que no te castigues, no te culpes, sino que te evalúes a ti y a las circunstancias y propongas aprendizajes en positivo. Del ultimo innovem me llevé una frase: “equivócate cuanto antes y así podrás avanzar más rápido” .