Lenguaje, comunicación e intransigencia.

Será deformación profesional, pero para mi que los idiomas sirven para entenderse… Tengo ese defecto, lo reconozco, de tanto explicar el proceso de comunicación, con su canal, su contexto, su mensaje, su código común,… al final, me lo he creído.

Leo en los medios que un personaje público ha acudido a un restaurante y en la parte final de la cena, se ha dirigido a una camarera haciendo uso de un código determinado (idioma catalán en este caso), y ante la imposibilidad de hacer llegar el mensaje (el código no era lo suficientemente común), se le presentaron dos opciones:

a) hacer uso de un código común que por suerte él conoce (me refiero a la lengua de Cervantes)

b) Sacar el carnet de jinete de ave de corral y montar un pollo de aúpa en el local, para que quede constancia de su presencia y su capacidad de no transigir, en pos de un objetivo superior.

Su opción fue la b.

En PNL decimos que el resultado de la comunicación es la respuesta que obtenemos.

Pues bien, si el personaje en cuestión quería la cuenta, fracasó estrepitosamente, cuando tenía al alcance de su mano el éxito. Podría haber señalado la caja registradora si se encontraba ante una persona visual, o podía haber hecho un gesto de firmar en el aire si estaba ante una interlocutora cinestésica; si me apuras, hasta podía haber dibujado unos sumandos si tenemos una partenaire auditiva… Todo ello sin mentar la posibilidad de solicitarlo en inglés, francés, alemán o cualquier otro idioma por el que en algún momento de su vida hubiera conocido…

Por otra parte, si lo que quería era hacerse notar, o irse sin pagar o hacer política en un contexto no adecuado, el éxito fue acaparador. Ese es el resultado obtenido. Un incendio en las redes sociales, un fusilamiento público de un negocio por cuestiones ideológicas (no demostradas, por cierto), que no culinarias, una cena gratis, su nombre aumentando la presencia en google,…

Reflexiono sobre los hechos y no me queda más que dar gracias. Dentro de los defectos que me han tocado, no figura este. Tengo suerte. No solo no soy intransigente en el cambio de registro para lograr la comunicación, sino que además me emperro en aprender idiomas, aunque sea a trozos, para poder comunicarme con un mayor número de personas. Eso es lo que caracteriza a los de mi pueblo, somos gente abierta y de sentido común, y tenemos una extraña costumbre: si hablamos es para que se nos entienda.

¿Qué hacemos con Menorca?

Años atrás, cuando todas las economías se iban pasando al sector terciario, es decir, empezaban a dedicarse a los servicios, Menorca, nuestra isla, se mantenía como reducto del equilibrio… Nuestro campo tenia un buen papel en nuestra economía, daba buena producción, especialmente de nuestro producto estrella, el queso Mahón-Menorca. Nuestra industria contaba con referentes nacionales e internacionales, vendíamos por todo el mundo nuestro queso, nuestra bisutería, nuestros zapatos,… y empezábamos a recibir inversores de fuera que venían a montar hoteles, restaurantes y a trabajar cuando menorquines estábamos de vacaciones.

Con el tiempo, la especialización mundial y los costes de transporte, nuestra economía ha ido perdiendo fuelle. Ya solo la resisténcia  heroica de gente como la familia Mascaró o los Pons Quintana que siguen luchando desde el sector industrial lo mantiene vivo. El campo se defiende a duras penas, y el sector servicios, el turismo, se ha erigido en líder de nuestra generación de riqueza.

Pero algo sucede,…. siempre hay un pero!!

Nuestra actividad dura unas pocas semanas a lo largo del año. Queremos generar más riqueza para mejorar nuestro bienestar y el de nuestros hijos, y parece que no sabemos cómo…

Aquí va mi reflexión: Para generar más riqueza se puede trabajar con mayor intensidad cuando trabajamos, o podemos extender nuestro tiempo de actividad. En términos de modelo turístico, esto se traduce en: seguimos promocionando julio y agosto, sol y playa, para que venga más gente cuando tenemos abierto, hasta el paroxismo del overbooking,… o bien empezamos a promocionar actividades diferentes, fuera de ese periodo, para alargar el tiempo en el que nuestra “maquinaria” continua operativa.

poblado-trepucó-menorca-en-moto.2JPG-760x434

Mi apuesta personal va en esa segunda línea. Creo firmemente que tenemos capacidad de atraer a gente durante muchos meses, que les interese venir a Menorca a pasear, correr, ir en bicicleta, probar su gastronomía, conocer su cultura, venir a formarse, a meditar, a escribir, a pintar,… Dejemos de competir con las grandes maquinarias de turismo enlatado y empecemos a ofrecer servicio personalizado. hay que generar VALOR PERCIBIDO, experiencias únicas, exclusivas… busquemos nuestro nicho de mercado y A POR EL!

No olvidemos a los que pueden venir a trabajar en sectores como la tecnología, donde el aislamiento deja de ser un problema para convertirse en una virtud.

Dejemos de enfocar nuestros esfuerzos en rellenar los meses que ya vendemos bien, y empecemos a promocionar a los que busquen actividades fuera de esas semanas. Tenemos argumentos de sobra.

Por favor, que no acabe la campaña electoral.

Me resisto a hablar de política. Al igual que el futbol, es algo que desata pasiones desde el bajo vientre y no conduce a nada bueno. Sin embargo, estos días ha venido a mi mente un aspecto de la política en que muchos estaremos de acuerdo: Las campañas electorales son buenas.

Deja que me explique. No creo que un monton de personas, abocadas a tratarnos como imbéciles descerebrados, faltos de criterio, a los que se puede engañar in eternum, que cambiaremos de criterio porque pongan más o menos carteles o nos mientan mas o menos descaradamente, sea algo que de por sí aporte nada bueno.

Pero ¡pensemos! mientras hacen esto, no hacen otra cosa. No están en sus despachos, no toman decisiones, no luchan por dejar su impronta tras la marcha de su cargo. Estos días, la administración funciona por inercia, nadie la empuja, no se inician nuevos proyectos, no se idean carreteras llenas de rotondas , ni se inventan cheques bebe, ni se desean aeropuertos sin uso, ni se compran vagones que no encajan con los andenes,… estos días los políticos hacen su auténtico trabajo, luchar por mantener su silla otra legislatura mas.Estos días es cuando mas se parecen al resto de los humanos. Madrugan, padecen insomnio, se esfuerzan al 110%, son vulnerables, motivo: pasan la evaluación de sus jefes, los votantes; como para el resto de humanos no funcionarios, su puesto de trabajo está en peligro (mayor o menor en función del puesto en la lista), sufren por tanto lo que la gente no privilegiada sufre a diario. Pero  a ellos se les pasará el lunes, hasta dentro de cuatro años, y al resto de los mortales nos seguirá sucediendo día a día, hasta que nos jubilemos, si podemos, o nos hagamos políticos o funcionarios.

Ahora, propongo un juego de imaginación: ¿que pasaría si constantemente hubiera elecciones? No me refiero a las elecciones como están entendidas hoy en día, como un gran evento de repercusión cuatrianual, sino a que una cuarta parte de los cargos se renovara cada año. podríamos plantearlo por zonas geográficas, por instituciones, … lo cierto es que conseguiríamos una evaluación constante, al menos de los partidos. Que la capacidad de trabajo que demuestran estos días, que la demuestran, se invirtiera en cumplir promesas, en gestionar eficientemente, y no hacia la campaña electoral… No podrían fallar a sus compromisos sin repercusión inmediata,… En fin, como digo, lastima que esto se acabe…

Hay Day, videojuegos y PNL

Papa, ¿puedo instalar un juego? es gratis… La primera reacción es: NO.

logo-default

Ese NO se basa en dos motivos. En primer lugar, tengo un prejuicio hacia las pantallas. Me explico, los niños hoy en día se pasan horas frente al ordenador, para ir luego al ordenador, pasando por el movil, la tablet, WII, PS2,… por lo que yo, personalmente, prefiero pasar todo el tiempo que puedo con mi hija hablando, bromeando, construyendo cajas de madera que nunca usamos o haciendo galletas… llamadme raro… En segundo lugar sé positivamente que nada es gratis en esta vida; de una u otra forma vas a pagar, aunque sea en tiempo.

Antes de que de mi boca saliera ese tajante NO que tenia preparado, me propuse evaluar ese juego. Le permití instalarlo y establecimos las normas: primero la obligación, después la devoción. Cuando ella no miraba, me conecté para investigar en qué consistía el juego y ¡oh, sorpresa! ¡no hay marcianos que matar, ni peleas que ganar, ni fantasmas que te persigan en un laberinto! se trata de un juego donde se gestiona una granja. Si, si, he dicho bien, se GESTIONA una granja. Hay que tomar decisiones de inversión -¿me compro la máquina de fabricar azúcar o amplio el granero? ¿compro mas terreno o ahorro para ampliar el granero?-, decisiones de financiación -¿uso las monedas que voy ganando en el desarrollo normal del juego o uso las gemas de mayor valor y dificultad de consecución?-, decisiones de producción -¿planto zanahorias o trigo?, ¿fabrico pan o comida para los animales?-, decisiones comerciales -¿atiendo a los clientes que me van apareciendo o preparo los pedidos que me llegan?- y así sucesivamente… En resumen, un laboratorio de gestión de empresa donde no cabe arruinarse, solo equivocarse y aprender, hacer y mejorar.

No olvidemos que nuestro cerebro no distingue realidad de ficción, y del mismo modo que nos asustamos en una película de miedo, podemos entrenar cualquier habilidad si somos capaces de generarla en nuestra imaginación. El hecho de que mi hija tenga que enfrentarse a una decisión compleja, le enseñará a decidir, a tomar estrategias. El hecho de que se equivoque y pueda rectificar, le enseñará que de los errores se aprende. El hecho de que deba estudiar el uso alternativo de recursos escasos le enseñará economía.  Está claro que no ampliará sus conocimientos teóricos sobre esas materias, pero se generarán  las   conexiones neuronales adecuadas para reaccionar tomando una decisión de forma cómoda cuando la situación así lo exija.

A pesar de todas estas ventajas, voy a seguir dedicando mi tiempo a convencerla de que el mundo real es más gratificante que el que se esconde tras esas pantallas,… llamadme tozudo

#Innovem 2015

La pasada semana ha tenido lugar en Menorca  #innovem en su séptima edición. He dicho bien, en Menorca, en ese lugar donde todo parece que tiene que ser a pequeña escala, yo he tenido el gusto de acudir, y escuchar de primera mano las vivencias y opiniones de personajes internacionalmente relevantes, hablando de actitud, de emprender, de innovar, viendo el resultado de sus iniciativas y vivencias.

Como asistente novato declaro mi grata sorpresa ante lo vivido. Me emociona ver el resultado del esfuerzo de personas, que creyendo firmemente en lo que hacen, llegan a organizar una experiencia como esta. Porque innoven es eso, una experiencia.

11138603_833298046724971_7898483034070202189_n

A mi llegada a Mercadal, iba dispuesto a escuchar a unos señores, a tomar notas en unas conferencias, para ver si podía extraer algo útil para mi… Al rato ya estaba contagiado de un extraño virus, que me dejaba en complicidad con todos los que estaban a mi lado,… no, no se trataba solo de escuchar, ni de ver, ni de participar, … se trataba de cambiar de actitud, de reforzar todas y cada una de aquellas conductas que nos ponen en marcha cuando tomamos conciencia de algo que pensamos que debería ser, de ser emprendedor, de dejar el no puedo para pasar al ¿cómo puedo?, de sustituir el miedo a caer por las ganas de levantarnos de nuevo, y cuanto antes mejor!!

Identificar el síntoma principal de ese virus es complicado, seguro que a cada uno le ha afectado de forma diferente, que cada uno ha sacado su enseñanza y ha disfrutado en un momento determinado, de un ponente en concreto… yo me quedo con la sencillez de Francis Paniego, el sentido del humor de Phillipe Gonzalez, los consejos de Manel Adell y la fuerza de Eudald Domenech… Unos auténticos cracks, cada uno a su manera.

¿Mi conclusión? lastima que tengamos que esperar un año para volver a padecer esos síntomas.

¿La solución? pues mantener la inercia! no quiero esperar un año a recibir un empujón de moral, por lo que buscaré cualquier excusa, cualquier entorno, cualquier momento para mantener esa actitud viva y en constante contagio.

Mama, ya soy Practitioner en PNL

Mama. ya soy practitioner en PNL!! exploto lleno de alegría, notando el tacto de mi diploma en la mano y el orgullo de un objetivo conseguido en mi pecho.

De repente miro a mi madre y oooooh sorpresa!, me esta mirando con cara de: hijo mío, ¿ya la has vuelto a liar?? y eso, ¿que es lo que es?

Esta historia tiene su origen en mis “vacaciones” de Semana Santa, las he dedicado a mejorar mi formación como coach, cursando un practitioner en PNL (Programación Neuro Lingüística), y claro, ahora toca explicarle a mi madre a qué he dedicado mi tiempo…

Nuestro facilitador Vicens Olivé ya nos advirtió a los asistentes al curso, que si tratamos de explicarlo diciendo que se trata del estudio de la experiencia subjetiva nos ibais a mirar raro, por tanto mamá, deberé buscar otra vía, algo que te suene más próximo, que puedas visualizar de forma más fácil, que te haga sentir que tu hijo no ha perdido el juicio… Y me viene la metafora el cuento de Jorge Bucay del elefante del circo.

elefante

Hace tiempo, los propietarios de un circo decidieron incluir a un elefante en su espectaculo,… pero tenían un problema, ¿cómo evitamos que el animal se escape? tras mucho discutir, dibujar jaulas, sopesar pros y contras, optaron por un original sistema… cogieron a una “pequeña” cría de elefante, y la ataron por una pata a una estaca clavada en el suelo. El animal, todavía pequeño, aprendió que no podía escapar, que no tenia fuerza suficiente para romper sus cadenas. Fue creciendo, y volviéndose más y más fuerte; era la atracción en la pista y también colaboraba en el circo cargando las carpas, los postes, moviendo jaulas mucho más pesadas que su cadena y su estaca, pero cuando lo ataban a la estaca sabía que no podía escapar, y renunciaba incluso a intentarlo.

Así funciona en nuestro cerebro una creencia limitadora. La realidad para este animal era que cuando estaba atado a la estaca, no podía escapar, así como la realidad para nosotros es “no puedo…” (la coletilla la tienes clara), cuando en realidad SI PUEDES.

Pues la PNL ha estudiado el cómo se produce este aprendizaje para encontrar el cómo lo cambiamos, y así poder ser una mejor versión de nosotros mismos.

Pero es más, mucho más, así que mama, con tiempo te iré explicando otras cosas que he aprendido que te harán ver para qué es útil ser Practitioner en PNL.

Quiero vender por internet

ecommerce Una buena amiga se ha dirigido a mi y me ha trasladado este deseo: “Quiero vender por internet”. Realmente lo que quería es que le contestara: “No problem, es fácil… basta usar tal o cual solución y ya está”, pero la realidad es tozuda y tiende a complicarnos las cosas,… ¡¡si fuera fácil lo haría cualquiera!!

Ciertamente las soluciones tecnológicas están muy avanzadas, son muy económicas y relativamente fáciles de poner en marcha,… internet nos pone a un clic de distancia de cualquier lugar del mundo,… y eso es como una bombilla para una polilla: atractivo pero peligroso.

Vender por internet, al igual que cualquier otra actividad, requiere de un detallado estudio, de un plan de negocio. A nadie se le ocurre alquilar un local y decorarlo para empezar a vender, sin antes preocuparse de QUE voy a vender, QUIÉN me va a comprar y CUANTO, CÓMO voy a hacerlo, a que PRECIO, con qué COSTES, CÓMO me doy a conocer… en resumen, todas aquellas preguntas que un emprendedor debe hacerse y un mínimo business plan debe responder.

Que el negocio sea digital no lo exime de los riesgos del mundo real, y le añade unas características especificas de ámbito geográfico de actuación que resultan muy interesantes de contemplar,… queremos vender queso, y de repente llega un pedido de los USA, ¡¡QUE ALEGRIA!! tras el subidón inicial, ¿cómo puedo mandarle el queso, mantener el precio, pagar el transporte y no perder dinero? ¿Qué dirán los señores de la aduana cuando el paquete pase por sus manos?…. Aixxxx,…. y ahora ¿QUÉ?

“Toda meta está precedida de un camino a recorrer, cuanto mejor preparemos nuestra ruta, mejor llegaremos al destino.”

Para los que realmente estén interesados, les recomiendo la lectura del trabajo elaborado porel Departament de Cibersocietat de la Fundació Balear d’Innovació i Tecnologia, cuyos autores: Bel Llodrà, Francina Mas, Jorge Morell, Miquel Lluís Mestre, Melissa del Cerro desgranan los aspectos a tener en cuenta para dar el salto al mundo digital.

A los que les dé pereza la lectura o consideren que su tiempo es más productivo en otros menesteres, pónganse en manos de expertos que les guíen en el camino que quieren transitar, no se arrepentirán…