Quiero vender por internet

ecommerce Una buena amiga se ha dirigido a mi y me ha trasladado este deseo: “Quiero vender por internet”. Realmente lo que quería es que le contestara: “No problem, es fácil… basta usar tal o cual solución y ya está”, pero la realidad es tozuda y tiende a complicarnos las cosas,… ¡¡si fuera fácil lo haría cualquiera!!

Ciertamente las soluciones tecnológicas están muy avanzadas, son muy económicas y relativamente fáciles de poner en marcha,… internet nos pone a un clic de distancia de cualquier lugar del mundo,… y eso es como una bombilla para una polilla: atractivo pero peligroso.

Vender por internet, al igual que cualquier otra actividad, requiere de un detallado estudio, de un plan de negocio. A nadie se le ocurre alquilar un local y decorarlo para empezar a vender, sin antes preocuparse de QUE voy a vender, QUIÉN me va a comprar y CUANTO, CÓMO voy a hacerlo, a que PRECIO, con qué COSTES, CÓMO me doy a conocer… en resumen, todas aquellas preguntas que un emprendedor debe hacerse y un mínimo business plan debe responder.

Que el negocio sea digital no lo exime de los riesgos del mundo real, y le añade unas características especificas de ámbito geográfico de actuación que resultan muy interesantes de contemplar,… queremos vender queso, y de repente llega un pedido de los USA, ¡¡QUE ALEGRIA!! tras el subidón inicial, ¿cómo puedo mandarle el queso, mantener el precio, pagar el transporte y no perder dinero? ¿Qué dirán los señores de la aduana cuando el paquete pase por sus manos?…. Aixxxx,…. y ahora ¿QUÉ?

“Toda meta está precedida de un camino a recorrer, cuanto mejor preparemos nuestra ruta, mejor llegaremos al destino.”

Para los que realmente estén interesados, les recomiendo la lectura del trabajo elaborado porel Departament de Cibersocietat de la Fundació Balear d’Innovació i Tecnologia, cuyos autores: Bel Llodrà, Francina Mas, Jorge Morell, Miquel Lluís Mestre, Melissa del Cerro desgranan los aspectos a tener en cuenta para dar el salto al mundo digital.

A los que les dé pereza la lectura o consideren que su tiempo es más productivo en otros menesteres, pónganse en manos de expertos que les guíen en el camino que quieren transitar, no se arrepentirán…

Balance final

Fin de año, típica época de pasar revista a lo que nos ha acontecido en los últimos 365 días y evaluar cómo nos ha ido.

Para mi ha sido un año muy intenso, lleno de procesos de cambio que se inician. Como siempre mantengo, un proceso de cambio se inicia con la ruptura de lo que tenemos. Al igual que para hacer una tortilla hay que cascar un huevo, para mejorar en nuestra vida hay que abandonar el “status quo”. Eso es duro, angustioso, preocupante al principio, pero a medida que pasa el tiempo, encuentras nuevos retos, nuevas manos tendidas para ayudarte, descubres en ti cualidades que siempre han estado ahí, pero que habías olvidado. Todos estos descubrimientos te ilusionan, activan, te recargan de fuerza y de ilusión para afrontar lo que pueda venir… Bienvenido de nuevo amigo reto, aquí estoy para doblegarte 😉

Ahora empieza la fase de mirar hacia adelante. Voy a empezar, tal como me ha aconsejado mi amiga Ana, haciendo una lista de lo que quiero para el 2015. La voy a guardar en el bolsillo mas profundo de mi cartera, y me comprometo a releerlo en 365 días para ver cuantos de mis sueños se han hecho realidad.

Os deseo a todos que vuestros sueños se cumplan, y que el 2015 sea el primero de una interminable lista de años llenos de felicidad, éxito y de todo aquello que os haga cumplir con el único objetivo de esta vida que es anterior a ser feliz: “SER MUY FELIZ”

Besos y abrazos a tod@s, nos vemos en 2015

Infoxicación

Padezco dependencia tecnologica

Tras tres dias sin acceso a internet, me he dado cuenta del alto grado de dependencia tecnológica al que estamos sometidos. He sufrido constantes visitas frustradas al ordenador, con el ánimo de consultar algo en google, enviar un correo,…

Intento resolver el problema y me enfrento a un gestor automático,… apriete 1 si esta enfadado, 2 si esta muy enfadado, … En otro post trataré cómo se siente un usuario al interactuar con una máquina para resolver un tema que para él es importante.

En este, quiero agradecer a movistar la cantidad de horas de tiempo que me ha generado involuntariamente. Si ellas habria sido imposible reorganizar mi archivo, releer mis notas y reclasificarlas, mejorando su utilidad. Era una de aquellas tareas pendientes, importante, pero no urgente, victima propicia para la procrastinación…

Lo que me lleva a pensar En dedicar aunos posts a los LADRONES DE TIEMPO, esas actividades a las que destinamos parte de ese preciado recurso que es nuestro tiempo y nos restan eficiencia, nos atacan por la vía de la urgencia y la inmediatez, dejando para luego las cosas importantes.

En mi caso, el LADRON Nº1 es la INFOXICACION. Me cuesta aceptar que ya tengo información suficiente, y la sigo buscando y recopilando, retrasando el inicio de alguna tarea en aras a una mayor perfección… Como en todas las cosas de la vida, la información también esta sujeta a la Ley de los Rendimientos Decrecientes. Buscar más información, no hará mi trabajo mejor.

Es difícil lidiar con este ladrón de tiempo ya que lo tenemos interiorizado, forma parte de nuestro carácter, y lo primero que debemos hacer es tomar conciencia de su existencia, para aprender a dejarlo en el banquillo. Como decia mi mentor Alex Monclús (Barcelona, 1.991) “hay que tener sentido de la chapuza”.

Convertir ideas en realidades…

Bienvenidos a mi espacio de reflexión. Mi deseo es compartir contigo, estimado lector, mis ideas y vivencias relativas a la gestión de empresa. Mi actitud en la vida es la de ser “aprendiz de todo y maestro de nada”, mis ansias de conocer son ilimitadas, y mi vocación de compartir lo que aprendo es una de mis premisas vitales. Considérate en tu casa, en tu espacio, siéntete libre de opinar, comentar, discrepar, alabar, confirmar,… toda aportación enriquecerá este espacio como fuente de inspiración en nuestra tarea de liderar personas para alcanzar objetivos comunes de forma eficiente. Como suelo decir “un i va!” Bernat Fortuny